martes, 28 de febrero de 2017

Cada momento es único ¡Aprovéchalo!

Hay quienes pasan por el mundo sin detenerse a admirar las maravillas que tienen a su alrededor. Permanecen tan absortos en el día a día y en sus obligaciones, que no saben disfrutar de los pequeños momentos que también tenemos cada día a nuestro alrededor y son necesarios para recargar esas pilas que nos van a dar el ánimo y el entusiasmo para continuar.

Su paraguas, su coraza, los engaña con las mil y una obligaciones que «no les permiten» disponer de los tres minutos de un precioso atardecer, los diez segundos de la sonrisa de un niño, los cinco minutos de desahogo con un amigo, de ese rato de charla con la pareja o del mismo silencio a su lado, de ese fin de semana libre que permite respirar aire puro, relajarse y descansar viendo los patos en un es-tanque.

Cada momento es único, pero no te equivoques; hay momentos para todo, hay que saber aprovecharlos, hay que vivirlos, hay que disfrutarlos, porque aunque no sean aquellos que deseas, sí son momentos que tienen su encanto. Hay que saber parar, descubrir esos detalles únicos que nos brinda el día donde uno puede respirar, llenar de aire los pulmones y disfrutar de ese aroma que produce ese jardín o esas flores.

Sí, el día está completamente planificado y no hay tiempo para tonterías. ¿Y por qué no está planificado también ese momento único? Precisamente ese momento único es el que te va a permitir tener fuerzas para continuar. No lo olvides. Los coches sin combustible se paran y las personas que no tienen alicientes dejan de tener vida.

Cierra el paraguas de la agenda diaria y descubre y vive esos momentos únicos.

Muchas gracias por estar aquí y no te olvides compartirlo, es importante para mí y aporta granitos de arena para llenar el mundo de alegría y felicidad.





martes, 14 de febrero de 2017

Amor es AMAR y punto

Hablemos claro y dejémonos de tonterías desde esta primera línea.¿De verdad sabes lo que es amor?

Amor es amar y no tiene nada que ver con eso de que me gustas, te deseo y ahora te voy a hacer un regalo porque es el día de los enamorados. El día de los enamorados no te tiene que recordar que estas enamorado de alguien y que tienes que hacer algo especial. ¿O sí? Porque si es así, perdona pero tú no estás enamorado.

Amor es amar y comprometerse aceptando lo que significa «compromiso».

Para que lo entiendas bien te pondré un ejemplo con tu equipo de fútbol o de baloncesto. ¿Tú no adquieres un compromiso para entrenar, ver partidos, aprender nuevas técnicas, seguir a tus ídolos y para jugar con tu equipo aunque llueva, truene o te achicharres, poniéndole todo tu empeño en «sudar la camiseta» por más patadas que recibas? Amar es parecido pero mucho más importante y poniéndole todo el alma y todo el corazón, aceptando lo que significa ese compromiso y asistir a cada convocatoria, llueva, truene o salga el sol con todas tus fuerzas.

¿Cómo saber si se está enamorado?

¿Tú qué estás dispuesto a hacer por esa persona? Solo si estás dispuesto a priorizarla ante todo, eso es amor. Y con eso no quiero decir que no tengas tus aficiones o esos días para ti. Pero si estás comprometido con tu equipo, tendrás que ir al entrenamiento y jugar, ¿no es así? Pues aquí también estás comprometido y tendrás que dar todo por ganar el partido con él o con ella, aunque llueva, truene o «no te apetezca», como decía en el párrafo anterior. Ya será él o ella -si también te ama-, el que o la que diga, diviértete cariño, después nos vemos.

Uno sabe que está enamorado, porque cuando tu pareja no está, no viene o temes perderla porque has discutido, sientes un dolor tan profundo en tu interior que te falta algo y tienes miedo de no volverlo a recuperar. Se ha roto tu corazón y no sabes como repararlo.

Sabes que estas enamorado, cuando a pesar de no haber sexo, diversión, tiempo o dinero, sigues queriendo estar con tu pareja y sentirla muy cerca. Eso es amor.

Si alguien viene y te dice que quiere tener sexo contigo para ver si está enamorado, ya te digo yo que no lo está. No quieras o te dejes engañar porque te interese o le interese. El amor no viene por acostarse con una persona.

Cuando uno está enamorado, tampoco hace esperar a su pareja por sistema o retrasa la cita hora tras hora. Más bien está deseando estar con esa persona y no consulta su agenda para ver si sus muchas aficiones, compromisos o apetencias, le permiten estar un rato con ella. Más bien debe ser al revés, prioriza su pareja y deja lo demás para después, para el plano que le corresponde. No tengas miedo o vergüenza en decir a quien proceda, lo siento he quedado con mi pareja.

La pareja, no puede estar en un segundo, tercer o último plano. Perdona, si es así, no estás enamorado. Con ella solo te lo pasas bien, pero te lo pasas mejor con tus amigos, practicando tus deportes o tus aficiones. Insisto, no digo que no los tengas, pero siempre tendrás que valorar el compromiso que exige el amor y qué prioridad tiene para ti. Para mí debe ser lo primero y es lo primero.

El pensar en tu pareja como un postre para última hora del día, no puedes ni lo vas a arreglar después con un regalo, una invitación o un ya sabes que te quiero mucho. Además, plantéatelo claramente, si tú no quieres adquirir el compromiso que supone estar con una persona, ese gran compromiso que supone el verdadero amor, es fácil, no te comprometas y no hagas daño a nadie.

Un enamorado, busca un minuto para hablar por teléfono, escuchar su voz, ir a buscarla al trabajo, a su casa y quedar con ella aunque sean solo cinco minutos. El simple hecho de poder estar esos minutos, oírla y sentirla cerca, afianza el amor. El amor no está en las redes sociales, el amor está en tu presencia, en hacerlo notar, en mostrar tu sentimiento. Repito aunque sea un minuto.

Yo cruzaba Madrid e iba a ver a mi novia los cinco minutos de descanso que tenía ella en donde realizaba prácticas y recuerdo su  mirada -y la recordaré siempre-, al comprobar que yo estaba allí.

No hace falta verse todos los días, ¡claro que no!, pero tampoco puede ser que no existan días o momentos para verla porque tu «particular» agenda esté al completo. Como esos ejecutivos, que incluso encargan los regalos a su secretaria porque no disponen de tiempo. Eso no es estar enamorado, si estuviera enamorado le pondría alma y corazón tal y como le pone a su trabajo, y lo demostraría igual que demuestra que es capaz de sacar un nuevo proyecto al mercado. ¡Dejémonos de tonterías, por favor! El si quieres puedes que existe en el mundo de la empresa, también lo tienes que aplicar con el amor, porque si quieres puedes, pero tienes que querer.

No hace falta que te recuerden con un día de los enamorados, que tienes que hacer un regalo para que sepan que estás enamorado. Haz todos los regalos que quieras, pero el amor se demuestra cada día; el amor hay que currárselo cada día; el amor hay que hacerlo crecer cada día; la llama hay que mantenerla viva cada día. Y en los momentos difíciles, tragarse el orgullo, el egoísmo y volver a encender la llama e iluminar nuevamente con fuerzas esa felicidad y alegría que sientes por esa persona y que tú también deseas para ella.

Recuerda siempre que hay que dar para recibir y si quieres felicidad, si quieres amor, debes dar dar felicidad y dar amor. Te recuerdo el orden, primero dar y después recibir.

El amor no se acaba si tú no quieres que se apague. Debes saber que el amor para toda la vida existe, pero esto no es un regalo, esto es un trabajo diario. Pero repito, hay que luchar cada día manteniendo la llama. Esto no es un ya está y a vivir, sino más bien esto es un continuar entrenando día a día para seguir en forma. El amor hay que trabajarlo cada día, como un negocio. Uno no se puede relajar porque el negocio ya funciona, sino seguir innovando, poniéndole empeño, esfuerzo, ganas, ilusión, pasión, para que siga creciendo. Y si algo no funciona, habrá que ponerle el alma para solucionarlo.

El amor supone sacrifico, mucho sacrificio. Como cualquier cosa importante que quieras conseguir en tu vida. Pero te puedo decir en base a mi experiencia de estos treinta y seis años casados, que es el sacrificio que te va a comportar siempre mayor alegría y felicidad. Por lo tanto priorízalo, enamórate y ponle toda tu ilusión y toda tu alma, porque lo más bonito del mundo es eso que irá contigo toda tu vida y por delante de todo éxito o triunfo profesional.

El verdadero éxito y triunfo será seguir disfrutando de tu amor, de tu pareja, cuarenta, cincuenta o setenta años juntos y que tus hijos y tus nietos lo vean, lo sientan, lo disfruten y deseen tener un amor igual. Para mí es una satisfacción que mis hijos digan que somos un ejemplo para ellos.

Déjate de gustar, desear o regalar y demuestra ese amor que sale de tu interior, valiente y generoso para entregarte con toda tu alma. No tengas miedo, lucha por lo importante y tendrás siempre a tu lado, lo más importante, esa fantástica familia que te regala el verdadero amor.

Yo quiero a mi mujer, sigo enamorado de ella después de treinta y seis años y voy a seguir luchando día a día por hacerla feliz.

En el amor hay que vencer, pero nunca podrás vencer si no deseas con fuerzas ganar.

Este vídeo lo deja bastante claro.





Muchas gracias por estar aquí y no te olvides compartirlo. Aporta tu granito de arena para llenar el mundo de amor, alegría y felicidad.

Aquí me puedes conocer mejor.




lunes, 30 de enero de 2017

¿Te preparas cada día para ser feliz?

Os transcribo un resumen de mi charla «recetas para ser feliz» o «¿qué preparación requiere el día a día para ser feliz?», en la que pudimos disfrutar todos de esos pequeños detalles de alegría que nos ofrece la vida, sintiendo muy de cerca el cariño de los asistentes.

Hablo de recetas para ser feliz porque cada uno de los puntos que voy a tratar, podría considerarse en sí una receta, ya que sus propios ingredientes nos llevarían directamente a la felicidad. Por supuesto, la acumulación de todos esos puntos podría considerarse la gran receta para ser feliz.

Cierra los ojos y piensa, ¿qué es para ti ser feliz? ¿Qué es lo te falta para ser feliz? ¿Qué es lo que te lo impide?

Seguro que todos pensáis que existen ciertas circunstancias que dificultan vuestra felicidad. Pero siempre deberemos tener en cuenta que no podemos cambiar las circunstancias, pero sí podemos cambiar nuestra actitud ante ellas.

 ¡Y qué difícil es cambiar la actitud!

Todo en la vida requiere una preparación. Para ser feliz hay que prepararse, al igual que para hacer un maratón, escalar una montaña, ser arquitecto, ingeniero...

¿Y qué preparación requiere?

Yo practico el deporte de la felicidad. Procuro mantenerme en forma para la felicidad porque es el deporte que más en forma me mantiene. La felicidad es un hábito que hay que cultivar y para saber cómo, vamos a ver estas recetas para ser feliz.

Ante todo hay que elegir ser feliz. Sí, ya sé que todos elegimos ser felices pero, ¿hacemos algo para ser felices?¿Haces algo para ser feliz?  Esta debe ser una decisión diaria que requiere comprometerse actuando y trabajando para ser feliz. Es decir, dejar de buscar la felicidad y vivir la felicidad.

Anxo Pérez dice que "nacer es un regalo y vivir es abrirlo". Abrir ese gran regalo de la vida, apartar las penas y disfrutar de la gran cantidad de alegrías que se esconden una tras otra en todos los rincones y hasta en el fondo de ese gran paquete que has recibido al nacer.

Hay que invertir en ilusión, rentabilizar al máximo los momentos que nos ilusionan.

Hay que empezar hoy mismo, ahora mismo, realizando cambios en nuestra vida y emprendiendo acciones para vivir la felicidad.


PRACTICA LA SONRISA

Dice el Dr. Mario Alonso Puig: Gestiona tu cara y gestionarás tus emociones. Practica la sonrisa.

¿Qué expresas con tu cara? Uno no es responsable de su cara porque puede haber nacido guapo o feo, pero sí es responsable de la cara que pone.

¿Te imaginas tener al lado toda la vida a una persona triste, apática, enfadado, malhumorada, con cara de asco? Pues esa persona puedes ser tú mismo. La única persona con la que vives toda una vida, eres tú mismo. ¿No sería mejor pasarla con alguien alegre, optimista, que lleve a su lado la sonrisa, diciéndole al mundo que es feliz? Esta es una afirmación que si se dice uno así mismo funciona como el efecto placebo. Genera energía positiva y optimismo.

¿Qué prefieres, ser de la gente que no transmite nada o que transmite rechazo, o de esa gente que alegra la vida la vida a los demás porque la expresión de su cara contagia alegría? ¿Qué prefieres aportar a tu familia, a tus amigos, compañeros, a quien se cruza contigo en la calle?

Dice un proverbio chino que "El hombre cuya cara no sonríe no debería abrir una tienda". ¿No te agrada cuando entras en una tienda, restaurante o cualquier establecimiento que la persona que te va a atender te salude con una sonrisa? Digamos que esta sonrisa te anima a comprar.

La alegría tenemos que trabajarla a diario. Procurar estos pequeños detalles con nosotros mismos que nos van a hacer el día más feliz y a su vez se lo vamos a hacer más felices a los demás.

Dice Pablo Arribas en su libro El universo de los sencillo: "Para la felicidad no es necesario llegar a ningún lado, basta con dirigirse. Ni hay camino a la felicidad, ni la felicidad es el camino. La felicidad es caminar".

No sé quién es el autor de esta comparación pero también me parece fantástica: “La vida es como una cámara. Solo enfócate en lo importante, captura los buenos momentos, saca de lo negativo un aprendizaje revelado y si las cosas no salen como las deseabas, intenta una nueva toma”. Si no nos gusta dónde estamos, lo que hacemos y lo que tenemos, tendremos que enfocar una nueva imagen de nuestra vida emprendiendo los cambios necesarios.

Nuestra fe es la que activa nuestro poder interior y por eso debemos ver nuestros sueños tan claros que se conviertan en realidades. Que cuando veamos la imagen de esa belleza de la naturaleza que hemos captado con nuestra cámara, sintamos que estamos nuevamente allí disfrutando del entorno.

La diferencia entre la gente que triunfa y la que no, es la fe. La fe es la que activa el poder interior. "La fe tiene la capacidad de mover la mano de Dios, cuando la tuya no tiene fuerza" (Anónimo) Hay que creer para ser. Haz como si fueras feliz, hasta que lo seas.

Hay muchos problemas, sucesos y desgracias a nuestro alrededor, son circunstancias por las que uno no puede hacer nada, pero lo que sí se puede hacer ante ellas es cambiar la actitud para que mejoren, eligiendo ser feliz, eligiendo la felicidad, sacando las fuerzas y venciendo a las circunstancias con el ánimo, con la sonrisa, llevando alegría a los demás y ganando las batallas una a una sin desfallecer.


VIVE EL AHORA. VIVE EL PRESENTE

La verdadera felicidad es disfrutar el presente, sin la ansiedad dependiente del futuro” – Lucius Annaeus Séneca. Se trata de vivir los pequeños momentos, los pequeños detalles. Se trata de ver que la vida consiste en sumar minutos de felicidad.

Dice Victor Küppers:"Hay quien piensa que los minutos fantásticos dependen de las circunstancias, mientras que otros, las personas grandes, saben que sólo depende de ellas hacer que cada minuto sea fantástico, Son personas que están comprometidas en sumar minutos fantásticos, minutos que tienen sentido en su proyecto de vida, minutos en los que somos las personas que queremos y merecemos ser, aquellos en los que sacamos lo mejor que llevamos dentro. El truco es este: saber elegir nuestra mejor actitud en cada instante con las circunstancias que nos van tocando. Las circunstancias no las podemos cambiar muchas veces, pero la actitud depende sólo de nosotros".

Nunca te olvides de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, porque en realidad, esas que parecían las pequeñas, eran las grandes.

Ya he comentado en otras ocasiones que el futuro siempre va a depender de lo que haces hoy. Por lo tanto lo que importa es el ahora, el presente, hoy, ahora mismo.


SABOREA LOS MOMENTOS FELICES

La vida es maravillosa y la tenemos que descubrir cada día con esas pequeñas cosas que hay a nuestro alrededor. Dice Luis Galindo: "Quien espera la gran felicidad, se pierde las pequeñas alegrías". La vida se vuelve una fiesta cuando sabes disfrutar de las pequeñas cosas".

Cambiar el foco de atención. Debemos prestar atención a las cosas buenas que te pasan en la vida. No dedicar ni un segundo a las negativas.

Centra tu atención en lo positivo, saboréalo con atención, huele ese perfume de la naturaleza con atención, da una abrazo con atención, disfruta de tu comida con atención. Celebra las cosas buenas cada momento y ponle la máxima atención para sentirlas en tu interior.


SÉ POSITIVO Y FELIZ Y RODÉATE DE GENTE POSITIVA Y FELIZ

Compartir la alegría y compartir la sonrisa, para recibir alegría y recibir sonrisas. Se trata de ver lo positivo y cambiar la actitud para mejorar las circunstancias. Tenemos que sumar personas que apuesten por ser felices y que apuesten por transmitir alegría mostrando la parte fantástica de la vida.


video


Esto no va de llevar CocaColas, ni regalar gafas de sol, se trata de llevar y trasmitir alegría, la chispa de la vida, destapar tu felicidad y destapar la felicidad de los demás.


PRACTICA LA GRATITUD

Somos verdaderos roñicas y tacaños con la gratitud. Nos quejamos en cada momento pero no agradecemos en cada momento la cantidad de cosas que tenemos y que recibimos de uno y de otros. La vida te da más cuanto más agradecido eres. La felicidad es agradecimiento.

Si eres un quejica y no agradeces ni lo que ya tienes ¿para qué te va a dar más la vida? Así nunca podrás atraer prosperidad a tu vida. La gratitud atrae abundancia. En la vida no atraes lo que quieres, atraes lo que eres.


AYUDA A OTRAS PERSONAS

Y si has recibido, ¿porque no vas a dar?

Entre nuestras obligaciones, también tenemos la obligación de ocuparnos que el de enfrente sea feliz.
Esto no va solamente de hacer un voluntariado, ayudar en una ONG o en alguna fundación, esto se trata también de no olvidarte de ayudar a los compañeros, amigos, familiares que pueden necesitar tu ayuda o tan solo que les escuches quince minutos.

Dicen, que si quieres ser feliz durante una hora, juega a las cartas o al fútbol. Durante un día, vete al parque de atracciones. Durante un mes, viaja. Durante toda la vida, ayuda todos los días a alguien.

"Es fantástico saber que alguien ha sido un poco más feliz porque tú has vivido". (Ralph Waldo Emerson)

Somos los únicos responsables del sentido de nuestra vida. No hay felicidad sin el otro. Cuando te importan las personas eres más feliz.

No dejes de prepararte cada día para ser feliz. Practica estas recetas en tu vida y nunca te olvides de celebrar la vida segundo a segundo, disfrutando de esas pequeñas cosas porque en realidad son las grandes.


video

Muchas gracias por estar aquí y no te olvides compartirlo. Aporta tu granito de arena para llenar el mundo de alegría y felicidad.


Descubre más mensajes como este en mi nuevo libro «Cierra el paraguas y mójate» que ahora puedes comprarlo o sencillamente descargarlo gratis aquí. También en este enlace podrás encontrar una información más completa sobre el libro.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...