lunes, 3 de junio de 2013

¡Que piensen otros!

Tenemos algo increíble, algo maravilloso y poderosísimo que nos faculta para conseguir cualquier cosa y que mucha gente no valora y que lo utiliza muy raramente. La capacidad de pensar es un regalo que nos permite la resolución de problemas, el emprender acciones y desarrollar ideas hasta límites insospechados. Pero lamentablemente, la facultad de pensar no crece o no se desarrolla si no se utiliza. Solo poniéndola en práctica, nuestra imaginación y nuestro pensamiento actuará tan rápidamente como actúa el ordenador cuando le damos una orden de búsqueda.

¿Por qué comento ésto? Porque en muchas de mis conversaciones y principalmente con algunos jóvenes, observo que sus ideas o pensamientos quedan solamente en las jugadas del partido del día anterior.

No tienen la culpa, nadie les ha enseñado a pensar. Los ejemplos que han tenido a su alrededor tampoco les han hecho utilizar esa facultad al cien por cien y sus actos o respuestas se mueven más por impulsos que por razonamientos meditados después de pararse a pensar al menos cinco minutos. ¡Que piensen otros!

¡No perdáis esa facultad! Ese don que tenéis va estar con vosotros presente toda vuestra vida y os va a permitir la resolución de problemas, las respuestas a vuestras dudas, el desarrollo de ideas exitosas, el conseguir vuestros objetivos, el triunfar y llegar al podio de los triunfadores.

No dejes que nadie piense por ti. No esperes que tus padres, tus compañeros o tus amigos hablen por ti y expresen pensamientos o ideas que no son las tuyas.

Cuando te planteen algo, ¡párate a pensar! Ante cualquier problema, ¡párate a pensar! No tomes decisiones precipitadas, no dependas de lo que piensa quien está a tu lado y no seas cómodo dejando que él decida por ti. Piensa, medita, tómate tiempo y responde con tus propias ideas. No tengas miedo a equivocarte, mayor equivocación es dejar que piensen por ti y que siempre estés supeditado a las ideas o decisiones de los demás porque no tienes unas propias.

¡Sé valiente! Di lo que piensas o pide tiempo para pensarlo. Da igual donde estés, siempre puedes pararte a pensar, siempre puedes decir que te dejen pensarlo. No te precipites, no decidas por un impulso sin saber bien lo que estás decidiendo.

Busca tú mismo las soluciones y no esperes que sean los demás los que las encuentren o propongan, ya que puede ser que esas decisiones te afecten el resto de tu vida.

Tienes un poder increíble que se irá desarrollando más y más a medida que lo utilices. ¿Ves cómo actúa tu ordenador dándote una respuesta inmediata? Así es el cerebro, está dispuesto a darte lo que pidas, pero debes hacer que despierte, tienes que ejercitarlo para que esté siempre en forma para cuando le pidas algo.

¡Tómate tiempo! Es preferible que tardes en responder o que tardes en tomar una decisión o emprender una acción, antes que equivocarte.

¿Cómo crees que se han conseguido tantos avances tecnológicos? ¿Cómo crees que uno llega a crear una empresa de éxito? ¿Cómo crees que un músico llega a componer una sinfonía? ¿Cómo se han llegado a descubrir esa cantidad de fármacos o medicinas?

La facultad de pensar, te puede llevar a crear sin límites. No la desaproveches. No muevas tu pieza de ajedrez sin pensar, porque puede que te den jaque mate.

Recuerda, puedes recibir cada nuevo artículo que se publique siguiéndome por email, haciéndote seguidor por cualquier red social o suscribiéndote por feeds.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...